Cuando fui al Teatro Victoria pensé que no me gustaría porque la obra de teatro era en inglés. Me tocó sentarme en el medio y mi sensación fue que era uno más del público mirando la obra, hasta que una actriz del teatro, relacionándose con el público decidió que yo participase en la obra directamente.

Me puse nervioso cuando subí al escenario ya que todo el mundo me miraba. ¡Jamás me hubiera imaginado hablando inglés en un escenario delante de tanta gente!!!! ¡¡¡Y además entendía muy bien lo que me decían!!!!

Por un instante me sentí como un actor famoso de Hollywood. En el escenario hice varias actividades donde pasé mucha vergüenza porque no estoy acostumbrado. Y fue cuando me di cuenta de lo difícil que es ser actor.

Aún así, la experiencias fue inolvidable y quién sabe si en el futuro me apunte a clases de interpretación.