El pasado 27 de octubre celebramos la esperada noche de la acampada colegial. Una noche en la que el tiempo nos acompañó haciendo muy buena temperatura y nos permitió disfrutar de divertidos juegos, palomitas, risas con los amigos … Este año aún fue más especial ya que era nuestro XX aniversario y quisimos hacerlo algo más original.

A las 20.00 del viernes 27, todos los niños apuntados llegaron al cole cargados con sus sacos de dormir y una gran sonrisa. Por fin había llegado el día que tanto esperaban para pasárselo en grande y poder dormir junto a sus amigos de clase.

Después de colocar los sacos de dormir y de cenar para reponer fuerzas comenzaron a jugar con sus monitores a multitud de juegos, este año todos relacionados con la temática del circo. El patio se llenó de equilibristas, zancudos, malabaristas, … Estos juegos tan originales y novedosos hicieron que los niños se lo pasaran en grande.

De repente, a mitad de la noche, aparecieron unas payasitas disfrazadas que llevaban una gran carpa de circo pasándose por todos los cursos haciendo juegos con ella y dando ricos chupa-chups como premio a todos los niños. Mientras tanto, fuimos haciendo un pequeño descanso disfrutando de las ricas castañas y palomitas que los papás y mamás del AMPA nos habían preparado con cariño.

Ya bien entrada la noche por fin llegó el esperado juego nocturno llamado “El gran circo La Salle”. Para hacerlo mucho más divertido los monitores se disfrazaron de payasos y todos llevaban una nariz roja. Los niños divididos en grupos de 4-5 alumnos por clase tenían que buscar un número de monedas para poder entrar en el gran circo. Al conseguirlas, el monitor les pintaba una nariz roja que les permitía disfrutar de las pruebas nocturnas que tenían que completar para llegar al premio final. Debían buscar piezas diferentes que formaban variados dibujos del circo más sus nombres y después unirlos. Desde los más pequeños a los más grandes disfrutaron muchísimo del juego y con mucho empeño, unión y alegría poco a poco fueron construyendo los puzzles. Para obtener el premio final tenían que buscar unos tickets de circo que les daría la última pista del gran reto final: Encontrar una palabra y hacer un baile o canción con ella. El grupo de cada clase que antes acabó se llevó como premio una riquísima bolsa de chuches.

Después de una gran noche llena de divertidos juegos llegó la hora de dormir. Entre risas, conversaciones… el sueño para algunos tardó en llegar, pero al final todos pudieron descansar.

Como ya es tradicional, a la mañana siguiente un riquísimo desayuno nos alegró el despertar y con un rico donut y un batido o zumo la tripa se empezó a llenar.

Antes de finalizar esta gran acampada colegial, todos recibieron unos bonitos regalos de recuerdo. Este año al ser algo más especial ya que era nuestro XX Aniversario dimos un frisbee volador y una botella térmica, dos regalos muy útiles para usar y compartir con la familia. Todos los niños estaban muy contentos con ellos y con el diploma personalizado que cada año consiguen felicitándoles por haber participado en la acampada colegial.

Espero que disfrutarais mucho y que ya estéis animados porque… ¡¡ al año que viene os esperamos!!