El pasado 28 de septiembre los alumnos de 1º de E.S.O disfrutamos de nuestra primera convivencia, donde nos conocimos mejor, bailamos, nos relajamos y, sobre todo, empatizamos unos con otros.

La primera actividad que realizamos fue  una batalla de bailes, donde hicimos varios  grupos de tres o cuatro y nuestra tutora, Itamar, nos ponía una canción para movernos y bailar .

Tras  muchos bailes y varios momentos de risa pasamos a la siguiente actividad, la relajación,  donde Itamar nos pidió que nos tumbáramos o sentáramos en las sillas. A continuación, nos pusieron un audio con pautas para la relajación Shultz.

Íbamos adoptando las posturas más cómodas y siguiendo las instrucciones que nos iban dando. Cuando abrimos los ojos, algunos de nosotros nos quedamos medio dormidos, desperezándonos lentamente; sin embargo, otros se levantaron con mucha rapidez y ya estaban listos para la próxima actividad, que en mi opinión fue la más divertida.

Cuando nuestra tutora nos explicó esta prueba nos quedamos impresionados porque nos pareció muy dinámica. Consistía en coger una pareja y bailar al ritmo de la música con una parte del cuerpo pegada a la otra persona. Cuando empezamos a movernos nos empezamos a reír, la verdad es que fue la prueba más divertida.

Tras esta actividad, hicimos otra relajación; esta vez con una visualización que consistía en imaginarse una tienda de antigüedades en la que había un objeto muy valioso; el que nosotros quisiéramos. Después lo dibujamos e hicimos una breve puesta en común, compartiendo con los demás nuestras impresiones. ¡Había objetos para todos los gustos! Finalmente, llegó la hora del recreo y salimos a divertirnos.

Cuando acabamos nos subimos a clase para realizar nuestra próxima actividad, que consistiría en ver la película de “Los Increíbles”. Después de esto, Itamar nos propuso una serie de preguntas sobre el aprendizaje cooperativo y la cohesión de grupo, relacionándolo con algunos aspectos y valores importantes que aparecen de la película.

¡FUE UNA MAÑANA INOLVIDABLE QUE SIN DUDA NOS ENCANTARÍA REPETIR!