El profesor de ESO D. Emilio Sánchez Alonso está de celebraciones: bodas de oro de la vida y bodas de plata como educador.

La comunidad educativa de La Salle se une a él y familiares en estas efemérides gozosas.

A estas alturas de la vida, Emilio atesora un rico horizonte retrospectivo/prospectivo que se brinda a compartir con nosotros.

* ¿Cómo te sientes Emilio?

Ahora mismo me siento feliz y realizado, tanto personalmente como profesionalmente.

* Somos conocedores de tu afición y práctica del atletismo para mantenerte en forma. A finales del curso pasado y al comienzo del presente sufriste un toque de atención. ¿Ya recuperado?

En vías de recuperarme totalmente. Aunque el proceso de recuperación de la última operación de menisco está siendo un poco más costosa, estoy muy contento de poder volver a disfrutar de una de mis grandes aficiones: el deporte. El deporte siempre ha sido y es para mí una forma de relajar las tensiones diarias, los nervios y de pasar muy buenos ratos con amigos que compartimos esta afición.

Hace algún tiempo, Abraham Heschel dijo que la esencia del pensamiento religioso hebreo no consiste en poseer un concepto de Dios, sino en su capacidad de recordar los momentos de iluminación suscitados por Su Presencia. Israel no es un pueblo de teólogos sino de testigos. Así, nosotros, como ellos, al restaurar el poder de la pausa en un intento por hacer silencio en nuestras vidas, echamos la vista atrás para para descubrir cómo, tras el Corazón y el Compromiso, hoy se nos revela la Vida en una espiga de trigo.

 En este último día de asamblea se incorpora a las responsabilidades de sus miembros la necesidad de recopilar todas las imágenes, sentencias, bendiciones y disensos, sentimientos y vivencias, empaquetarlas con la ayuda de la razón y analizarlas con el amor, que solo aquellos que han sido llamados en verdad a acompañar a estos más pequeños hacia el Misterio como embajadores y ministros de Dios (MR 195), pueden hacer manar de sus corazones.

¿Qué de especial tuvieron tus palabras?¿Qué color tendría tu voz?¿Quizás fue el tono que usaste?¿Hiciste algún gesto? Tal vez fuese tu mirada. Pero algo tuvieron que sentir más allá aquellos pescadores galileos, porque con tan solo dos palabras: venid conmigo (Mt 4,19), dejaron sus redes y te siguieron. Y no debió ser una decisión fácil. Seguramente, ese primer y frágil movimiento al tratar de despegar el pie de la arena en aquel lago al comenzar a caminar, fue comparable a salvar un abismo. Pero solo aquellos que ponen su esperanza en la sabiduría y suavidad del gobierno de Dios, son capaces de, pasada toda una vida, releer su historia como un maravilloso viaje, donde un compromiso, imperceptiblemente, le fue llevando a otro (MSO, 6).

“Recordar”, del latín re-cordis que viene a significar: volver a pasar por el corazón. Así comienza Galeano El libro de los abrazos, y ha sido la clave con la que interpretar el día en la Asamblea. El lunes 3 de diciembre comenzaba con la propuesta de evocar nuestra vocación de espeleólogos con el fin saber orientarnos y orientar “en lo profundo” y de actualizar el llamado de nuestro Fundador a tocar los corazones de aquellos a los que hemos sido enviados (Med.43) en el anhelo de universalizar el mandamiento nuevo (Jn 13, 34). 

El corazón fue el elemento que estrenó el espacio de acogida de la asamblea. Activando los sentidos con la ayuda de una sabrosa galleta, cortesía de la Fundació Comtal, comenzaron los dinamismos asamblearios. 

Tras la aprobación de las actas del día anterior y la exposición de los ritmos y dinámica de trabajo por parte del coordinador, Hermano José Mª Valero, comenzaron las ponencias.

Llegar y sentirse esperado, arropado y acogido; eso es ser familia y compartir un hogar. El sábado 1 de diciembre, llegados de todo el territorio del Distrito ARLEP, se daban cita en Llíria (Valencia) los participantes en la III AMEL del Distrito bajo el lema que acompaña la celebración del #300LaSalle: Un corazón, un compromiso, una vida.

Entre los abrazos, risas y gestos de cariño propios entre los que se reconocen como familia, y enmarcados en una cuidada ambientación, el director de la Red de Obras La Salle, Visitador Auxiliar, Hermano Jesús Félix Martínez, recibía a los asambleístas. Sus palabras, ponían en valor el trabajo de la Comunidad de la sede del Sector Valencia-Palma y el de los componentes de la Comisión Preparatoria para hacer de estos días, una experiencia transformadora que anime la Misión Educativa Lasaliana los próximos cuatro años. Una experiencia que inauguramos con el corte de cinta por parte del Hermano Victorino Martínez, director de la Comunidad La Salle Llíria, y que continuó con un viaje interior, a través de las imágenes con las que La Salle ha ido esculpiendo nuestra biografía. Durante la reflexión, los facilitadores de este momento animaron a los presentes a seguir abriendo los brazos al mundo, con una mano tendida a aquellos bajo cuyos harapos reconocemos a Jesús (Med.96) y con la otra apuntando a un futuro esperanzador actualizando el sueño de La Salle.